Lugares

Dos bodegas mendocinas

noviembre 21, 2017

 

Si siguen el blog y el Instagram, sabrán que este año empezamos a interiorizarnos en el mundo del vino. Y aprovechando que estamos viviendo en la zona vitivinícola más grande del país, lo más seguido que podemos nos vamos de paseo a conocer bodegas y descubrir sus productos. Hoy quiero mostrarles dos. Una tiene la particularidad de tener una sala de aromas. La otra la conocimos en una visita que hicimos con los compañeros del curso de sommellerie. Ambas ubicadas en Luján de Cuyo, Mendoza. Sin entrar en demasiados detalles (lo que quiero es que vean las imágenes) acá van dos de las cientos de bodegas que podemos encontrar en la región.

 

Belasco de Baquedano

Sabíamos qué era lo que nos llevaba a esta bodega: su sala de aromas. La experiencia de degustar un vino es un paseo por casi todos los sentidos. El olfato es el segundo que se usa cuando se va a probar uno siguiendo los pasos típicos de una degustación. Hay muchísimos aromas a los que se les llama descriptores de un vino y los tres grandes grupos en los que se los divide son primarios (propios de cada varietal), secundarios (tienen que ver con el proceso de elaboración) y terciarios (se relacionan con la etapa de crianza). Luego éstos se subdividen en más categorías. Así, escuchamos decir que a un vino se le notan sus frutos rojos o flores blancas o que tiene notas de vainilla, madera, tabaco, chocolate. Además hay otros aromas (en mucha menor cantidad) que describen los defectos que podemos encontrarles.

En Belasco de Baquedano te cuentan todo el proceso de elaboración de sus vinos -como en todas las bodegas que pueden visitarse- pero al final del recorrido podés disfrutar unos cuántos minutos de su sala de aromas. Es una habitación en la que hay distribuidos en su perímetro muchos recipientes, agrupados según las categorías que les conté (inconcluso los defectos) para que puedas identificar. Podés adivinarlos o leer el cartelito explicativo que tienen por encima. Es una experiencia muy interesante, no solo para los apasionados y/o entendidos del vino sino para todo el que haya llegado hasta allí. Súper didáctico. Si andás cerca, no te la pierdas.

 

 

En la sala de aromas también podemos encontrar una isla central con la historia del corcho y un montón de muestras de éstos y su materia prima. También información acerca de la manera de obtención y el proceso al cual se lo somete para que llegue a la botella como todos lo vemos.

 

 

Bodega Séptima

En esta visita tuvimos algún privilegio extra 🙂 . Como íbamos en grupo con la escuela, fuimos receptores de excelentes explicaciones un poco más detalladas de las que se hacen en las visitas meramente turísticas. Nos ofrecieron una copa de bienvenida y después arrancamos con el recorrido desde el lugar donde nace todo: el terroir. El terruño, el lugar donde están plantadas las vides. Después de eso, seguimos aprendiendo del proceso que siguen el Séptima para la elaboración del vino ya dentro de la bodega y finalmente disfrutamos de un riquísimo almuerzo con degustación incluida.

 

 

Dentro de las instalaciones se percibe lo que en la mayoría de las bodegas: pulcritud, frescor y olorcito a vino en elaboración. Bodega séptima tiene una gran parte de su superficie (más bien volumen) destinada a crear vinos de guarda. Por eso podemos encontrar tantas barricas de roble que ofrecen un excelente escenario para fotografiar 😉 .

 

 

Ya finalizando el recorrido, salimos por la parte de los laboratorios y envasado. Luego de eso subimos a la terraza para ingresar al restaurante. Desde allí se pueden disfrutar bellísimas vistas de los viñedos, de los caminos y de la cordillera que en la época invernal es impagable.

 

 

Espero que hayan disfrutado de estas dos bodegas. Prometo que habrá más entradas relacionadas con el vino 😀 ¡Salud!

 

También puede interesarte

2 Comentarios

  • Responder Irene noviembre 24, 2017 at 07:40

    Precioso post!!tan “lindamente” visual …me encantaría hacer alguna visita de bodegas donde las explicaciones sean un poco más profundas para aprender un poco más de este universo fascinante! Gracias por este reportaje!

    • Lula
      Responder Lula noviembre 25, 2017 at 17:56

      Gracias a vos Irene! Seguramente sea posible 😉

    Dejá un comentario