Sabores

Helado casero

agosto 15, 2017

 

Esta entrada, en lo inmediato, va dedicada especialmente a quienes están disfrutando del veranito por estos meses 😎 . Pero vale para todo el año y para cualquier momento en que lean esta receta. La he visto en tantas versiones que acá va con mis ingredientes preferidos y algunas variantes, que sería algo así como la segunda línea de preferidos 🙂 Una vez más al igual que Queso tibio, anoto algunos pasos súper fáciles y mi forma para saborear rapidito algo preparado en casa.

Rapidito sí, pero la verdad es que hay que anticiparse un poco y tener unas bananas congeladas en el freezer. Cuanto más maduras, mejor. Medio pasaditas, genial. SÚPER TIP (que comparto después de doblar dos cuchillos): meterla al congelador ya cortada en trocitos pequeños. Entonces:

Lo que no puede faltar:

– Banana congelada. A razón de una por persona no está nada mal
– Agua

Y opcionalmente:

– Frutillas (fresas) congeladas para agregar a las bananas
– Leche para fluidificar un poco la pasta que se va a hacer
– Yogurt para lo mismo. Si no tiene sabor, mejor asÍ no afecta el gusto de las bananas/frutillas
– Endulzante (miel, stevia, azúcar)
– Cacao para hacerlo de chocolate
– Chips de chocolate / Nueces / Cerezas frescas para ponerle arriba

La versión que aparece en estas imágenes tiene banana y agua. Nada más en la preparación. Y unos chips de chocolate arriba para meterle un poco de onda. Pero créanme si les digo que si pusieron bananas lo suficientemente maduras, sumándole agua ya queda súper sabroso.

 

 

Entonces, poner las bananas congeladas (+ las frutillas opcionales) en una procesadora o licuadora. Agregarle endulzante si se cree necesario y agua (o leche o yogurt) de a pooooquiiiitoooo. No tengo medida. Hay que ir tanteando. Porque la idea es que con ese lubricante sea más fácil para la maquinita triturar las frutas congeladas. Entonces apretar el botoncito, soltarlo, apretar el botoncito, soltarlo, levantar la tapa y con algún utensilio reacomodar y repetir. Voy a decir la verdad: hasta que le agarré la mano, no fue fácil esta parte. Yo veía que maravillosamente los electrodomésticos de Youtube o de donde fuera tenían 18mil HP y voilà, todo fluía. Y a mí me costaba muuuucho. Así que a tener paciencia, ir agregando líquido de a poco para que no terminemos con un licuado fresco. Y acomodando con alguna cuchara de madera para que las cuchillas de la procesadora alcancen a triturar todo.

 

 

Cuando ya se trituró casi todo, se puede agregar el cacao y darle un poquito más de mixtura. También canela, un pedacito de chaucha de vainilla o esencia, etc. Algo que complemente el sabor.

Y después a servir y comer 🙂 Listo. Podés hacerle una lluviecita de chips de chocolate, incrustarle alguna cereza, oblea, nueces. Ya eso va en gusto de cada uno.

 

 

A mi gato le gustó así 🙂 Mentira. No dejé que lo probara :P.

 

También puede interesarte

Ningún Comentario

Dejá un comentario