Sabores

Queso tibio

julio 31, 2017

 

Hoy quiero compartir una receta riquísima. Y no es tanto una receta sino una preparación súper fácil. Es de la cocinera argentina Juliana López May y la encontré en uno de sus primeros libros. Cada vez que la hago, pruebo una adaptación diferente según las ganas que tenga en ese momento, o los ingredientes que encuentre a mano.

Se trata de entibiar un queso camembert o brie. El día de las fotos usé un camembert.

Lo que no puede faltar:

– Un queso brie o camembert entero.

Y opcionalmente -cuantos más de éstos productos, más rico queda todo- lo siguiente:

– Pimienta
– Miel
– Rúcula
– Frutas secas (almendras, pistachos, nueces de pecán o mariposa, lo que se consiga). Con una variedad ya está perfecto.
– Aceite de oliva o del que tengas a mano
– Sal marina o la que uses
– Pan tostado o calentito, grisines, etc.

 

 

Las frutas secas pueden tostarse previamente para que queden más sabrosas. Podés poner unas gotas o un chorrito de aceite de oliva (o el que uses) en un sartén y a fuego bajo/medio ir tostándolas con un poquito de sal. La otra es, en un recipiente pequeño, mezclarlas con un poco de aceite y sal y después llevarlas al fuego. Cuando me acuerdo, elijo esta forma. Hay que estar atento y moverlas cada tanto para que no se quemen porque de un momento a otro, se pasaron y quedaron arruinadas. Lo mismo se puede lograr metiéndolas en el horno.

 

 

Ponés a calentar una plancha y sobre ésta, el queso. Es importante que el fuego sea moderado y que no se pase de calor porque si no cuando lo cortes va a ser un río de queso. Si tenés una tapa más o menos a medida para taparlo, podés usarla. O podés mandarlo al horno en una recipiente plano o en la misma plancha si no tiene mango que pueda arruinarse. En definitiva: hay que calentar el queso. Con una espátula y con mucho cuidado podés darlo vuelta para que quede doradito de ambos lados, pero no es imprescindible.

Al sacarlo del fuego, le agregás pimienta (si es recién molida mejor porque es más aromática y sabrosa), miel y las frutas secas. Además si lo colocás sobre un colchón de rúcula, o ponés aparte unas hojitas para incorporar el frescor de las hojas y equilibrar el sabor dulce de la miel, queda genial. Un poco de pan o lo que más te guste para acompañar el combo y queda glorioso 😛

 

 

En la foto vas a ver que le agregué unas hojitas de romero fresco (ojo que es muy fuerte, con poquitísimo está bien), que solo usé pistachos y que no puse rúcula esta vez. El acompañamiento fueron grisines. Como te decía, cada vez que lo hago varía un poco porque compro el queso y lo preparo con lo que tenga a mano. Miel y algunas frutas secas, tengo siempre. Es ideal para compartir como entrada cuando invitás amigos a comer. Fácil, rápido y con poca preparación.

 

 

¡Probalo y contame cómo salió!

 

También puede interesarte

2 Comentarios

  • Responder BeatrizGdn agosto 1, 2017 at 13:51

    Hola, enhorabuena por este salto!! Seguro que vas a disfrutar mucho con esta etapa, escribir un blog, no es solo el mero hecho de escribir, al menos cuando tras de él existe un hobby como es la fotografía. Es una filosofía de vida, es querer hacer tu día a día diferente.
    Un aprendizaje

    • Lula
      Responder Lula agosto 2, 2017 at 00:03

      Hola Beatriz! Muchas gracias por esta bienvenida!! Así es, o por lo menos es el motor: encontrarle la belleza a cada cosa en cada día y compartirla 🙂 Qué bueno encontrarnos en este mundo blogger! Beso grande!!

    Dejá un comentario