Sobre Mí

¡Hola! ¡Bienvenid@s!

En el universo 2.0, soy Lula.

Argentina nacida, criada y ciudadana. Pero ciudadana de una gran parte de mi país, ya que por cuestiones laborales me ha tocado ir de acá para allá conociendo diferentes ciudades y provincias. Así que con agregados y desagregados soy un poco de cada lugar donde estuve y de esas vivencias estoy hecha 🙂

Soy ingeniera civil. Pero eso nada tiene que ver con este blog. Más bien todo lo opuesto.

La historia del porqué del nacimiento de Lula Encontró la Llave la pueden conocer en mi primer post Hoy empiezo. Acá, en Sobre Mí, les cuento un poco quién soy.

Me gustan un montón de cosas y puedo coserlas con un solito hilo conductor: la creatividad. Amo la fotografía, expresarme escribiendo, pintar mandalas o los libros con encanto llenos de hojitas y jardines mágicos. Me encantaría poder dibujarlos también porque me gusta mucho dibujar. Pero tengo que practicar más. Y dentro de ésto, también aparece el lettering. Me apasiona leer. Me da taquicardia entrar a una papelería. Lo quiero todo. Y lo quiero YA.

Disfruto muchísimo de cocinar mientras degusto una copa de un buen vino con mi esposo y si la banda de sonido del momento es jazz, mejor. De a poco me voy metiendo en la sommelerie, otro mundo lleno de magia y rituales fascinantes. ¡Amo comer, odio engordar! Me emociona todo lo que tenga que ver con la estética y la belleza de las cosas porque imagino momentos detrás de ellas. Por ejemplo, entre la vajilla, los props/attrezzo/accesorios para la cocina o en la decoración de un espacio.

También soy ésto:

Soy una list-girl. No diría una chica lista sino la chica de las listas. No sé si tengo memoria pero ni lo intento. Todo va a listas.

Tengo muchos cuadernos preciosos que no quiero arruinar llenando con cualquier cosa. Tiene que valer la pena lo que vaya a escribirles.

Compro muchos más libros de los que puedo leer en un tiempo razonable. No quiero las versiones digitales. Amo el papel.

Huelo todo.

Amo los jazmines en todas sus versiones aunque el jazmín del cabo es mi preferido. También los azahares.

Me gustan todas las estaciones del año por igual. Cuando me cansé de una ya empieza la otra. Todas tienen su encanto.

Cuando me compenetro mucho con una serie/novela/película siento que tengo la cara de la protagonista. Y en ocasiones también su historia.

Durante algún tiempo de mi vida practiqué tae-kwon-do.

Cuando me quedo sola en casa durante la cena, pido sushi. Para dos.

Amo amo amo el Mantecol (que en absoluto es un producto meramente navideño), el helado de chocolate amargo, el chocolate blanco, los sánguches primavera y el jamón crudo.

Odio las luces navideñas a destiempo. No las quiero ver en Noviembre. No las quiero ver en Febrero.

Soy tolerante. Y pobre del que piense lo contrario.

Aún muero por los Looney Tunes, la Pantera Rosa (la auténtica, la que no habla, la que sale del lavarropas hecha una pompa) con el Inspector y Tom & Jerry. Todos en sus versiones originales. Pavadas modernistas, no.

Si me concedieran un deseo que no descontara otros deseos (una especie de bonus track) elegiría poder hablar todos los idiomas del mundo. Y si el genio se pone mala onda, entonces que sean 10.

Solía expresar no sin énfasis “¡¡no me gustan los gatos!!”. Ahora tengo uno al cual AMO AMO AMO AMO. Papel de Cuete. Pero esa es una historia de este post.

¡Gracias por estar acá!

 

Ningún Comentario

Dejá un comentario